¿Qué ocurre cuando gamificas el liderazgo?

¿Sirve aplicar la gamificación en los entrenamientos en seguridad? ¿Y la gamificación aplicada al desarrollo del liderazgo?

Desde que comencé a trabajar en Martin Brainon, descubrí que el uso de la gamificación era una de sus señas de identidad. Yo, que había estudiado una carrera muy técnica, donde todo era estudiar y aprender, y las lecciones en aula no eran más que un continuo pasar de diapositivas copiadas de un libro, vi una nueva forma de aprender.

Gamificacion y aprendizaje

 

En mi experiencia profesional previa, mis compañeros siempre me transmitían que los cursos de formación que teníamos eran más de lo mismo, diapositivas copiadas de manuales, y siempre se entendían como poco provechosos, en vez de oportunidades nuevas de aprendizaje.

Por todo esto, cuando viví mi primer entrenamiento gamificado, mi cerebro empezó a liberar neurotransmisores como la dopamina y la serotonina, y activó completamente mi sistema de recompensa cerebral. Fue como cuando descubres una serie nueva que te engancha, o cuando escuchas por primera vez una canción que luego no puedes parar de escuchar.

Además, después de muchos entrenamientos con esta metodología, he podido comprobar que la huella que deja en la memoria una actividad gamificada es mucho más fuerte que cualquier otro tipo de información presentada de la manera tradicional.

Me sigo encontrando con personas que se acuerdan aun años después de aquella actividad tan divertida que realizamos y sobre todo de cómo se sintió en ese momento. Y este tipo de recuerdos son los más potentes para que las personas sean capaces de trasladar ese conocimiento a su realidad.

La gamificación en todo tipo de entrenamientos, y más aún cuando se trata la seguridad desde el punto de vista de la persona, es un éxito asegurado como ya te hemos comentado en otros posts.

La semana pasada presentamos en un entorno inigualable como es Extelaia, el programa de entrenamiento en liderazgo Safeeling ®. Este evento de presentación se diseñó con la premisa de que los participantes vivieran en sus carnes una pequeña demostración de cada una de las esferas. Y, ¿cuál es la mejor forma? Pues no podía ser otra que con gamificación.

Recuerdo las sesiones de creatividad donde teníamos claro los objetivos que queríamos cubrir, y buscábamos la manera en la que los asistentes conocieran cada esfera y la entrenaran.

Una de las cosas que más me gratifica es cuando las diferentes ideas se van alineando y se consigue tener una actividad que engloba todo lo que se buscaba, y en este caso era una actividad compuesta por diferentes actividades.

La otra cosa que me hace darme cuenta de la importancia de la gamificación, es cuando la gente que la realiza, te agradecen que se haga así, entienden el objetivo y ven las relaciones con su propia realidad. Sin duda parte de que la presentación fuera un éxito se debió a la gamificación.

Y tú, ¿has pensado alguna vez usar gamificación en tus actividades?

R.A.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*