Héroe o villano

Con una ligera “discusión” tuve una ocurrencia de las que me gusta llamar de idea feliz, de las que te encienden la bombilla y te hacen pensar.

El tema del debate era dilucidar qué es lo que define a un superhéroe, porque, ¿Acaso es Batman un superhéroe?

Algunos dirán que si y otros dirán que no, ya lo dijo Clint Eastwood en la película “El Novato”:  Las opiniones son como los culos, todo el mundo tiene uno”

Yo pienso que Batman, o la que puede ser su evolución moderna Ironman, son superhéroes puesto que aunque no tienen habilidades sobrenaturales como volar (sin ayuda), supervelocidad o unos impresionantes rayos que salen de sus ojos, poseen otras cualidades extraordinarias que les hacen, sin lugar a dudas, héroes.ironman

Lo argumento, ambos son personas con habilidades físicas  muy por encima de la media, Batman es un destacado maestro de artes marciales y un portento físico capaz de mantener un combate cuerpo a cuerpo con Bane, mientras que Ironman es capaz de hacerse experto de cualquier materia en tan solo una noche, aunque, es cierto, esto no es suficiente.batman

Ahora la pregunta es, ¿Son suficientes unas cualidades sobrenaturales para ser un superhéroe?

Yo digo un rotundo no.

El ejemplo está en Hancock, el desorientado borracho con cuestionables valores morales, que posee unas cualidades sobrenaturales por las que diríamos que es un superhéroe, y en cambio, nadie le consideraría tal cosa y yo al menos no le querría en mi ciudad.hancock

Nos convertimos en superhéroes con actos extraordinarios no por cualidades o aptitudes. Son nuestros actos lo que nos definen. La capacidad de enfrentarnos al tirano incluso en inferioridad como el joven de Tiananmen, David contra Goliat o el caso de los superhéroes con los que comenzamos el debate, que son ambos multimillonarios entregando su vida a un bien común, a salvar su amada Gotham o a la humanidad entera.

¿Cuántos en su situación se dedicarían única y exclusivamente a comprar coches o jugar al golf?

Hancock consigue reconducirse cuando comienza a preocuparse de los demás, se hace consciente de las consecuencias de sus actos y entrega su vida por aquellos que él considera que quiere y lo merece.

Los superhéroes están ahí fuera, nos cruzamos con ellos en el metro, nos atienden en el McDonalds, nos sacan de un edificio en llamas o simplemente están en la sombra luchando contra el “mal”.

Ser un héroe por tanto es una actitud y no una aptitud, así que en caso de que seas uno de ellos, me llena de orgullo que me estés leyendo, solo decirte gracias y ánimo, eres extraordinario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*