Felicidad laboral, ¿mito o realidad?

¿Cómo se construye la felicidad en el trabajo? ¿Un empleado feliz es un mejor empleado?  El concepto de felicidad es subjetivo y se adapta a la realidad de cada individuo, se puede definir como un estado de ánimo que supone una satisfacción.

Desde el punto de vista biológico, se puede considerar como una reacción química a la experiencia. En este sentido, destacan las hormonas de la felicidad como la endorfina o la serotonina, cuya producción se encuentra suscrita a la percepción que tengamos de la realidad, modificando nuestros niveles de felicidad.

La felicidad laboral consiste en lograr el bienestar de los trabajadores a través de la coordinación de aquellos factores que posibiliten su felicidad. Los empleados no son un activo más dentro del balance, son los pilares fundamentales dentro de la organización. Por ello, hay que buscar la fórmula y trabajar para que la felicidad en el trabajo sea una realidad.

El valor de una empresa son las personas que la integran, y si incrementamos su felicidad laboral, posiblemente aportarán un mayor número de ideas y soluciones que superen las expectativas del cliente, redundando de esta forma en un mayor beneficio para la organización.

A través de un ejercicio de escucha del trabajador se pueden establecer un plan de acción para medir si realmente el empleado es o no feliz en su puesto de trabajo. Los factores que influyen en la felicidad laboral pueden variar dependiendo del tipo de empresa en la que nos encontremos, ya que, cada compañía representa una realidad distinta.

Algunos de los factores que facilitan la construcción de la felicidad en el trabajo son los descritos a continuación:

  • Clima y cultura de la organización.
  • La flexibilidad horaria.
  • Relaciones laborales positivas.
  • Los salarios.
  • El desarrollo de habilidades.
  • El reconocimiento.
  • Trabajo en equipo.
  • La estabilidad laboral.

Son varias las investigaciones sobre la felicidad laboral, por un lado, una reciente investigación del Opener Institute de Oxford llevada a cabo con 41.000 personas, ha puesto de relieve que las personas con índices mayores de felicidad en su trabajo tienen un rendimiento mayor.

También lo corrobora la investigación de los neurólogos Richard Davidson y V.S. Ramachandran, donde se determinó que las personas felices son mejores trabajadores, por lo que, podemos considerar que la felicidad laboral repercute positivamente en el desempeño del trabajo aumentando el rendimiento y la concentración.

Para alcanzar la felicidad laboral, los líderes deben transmitir positivismo y felicidad a su equipo, pero no basta solo con este ingrediente, ya que los empleados también deben trabajar la flexibilidad, el optimismo, el compromiso y la confianza entre otros factores.

Por ello, hoy día internacional de la felicidad, te invito a reflexionar, ¿Eres feliz en tu trabajo? ¿Puedes mejorar tu estado actual?

V.A.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*