El secreto de optimizar las tareas de consultoría

¿Te consideras un buen consultor, pero necesitas sacarle más partido a tus horas de trabajo? ¿Quieres conocer las claves del rendimiento? ¿Necesitas optimizar las tareas de consultoría que realizas?

En este post te desvelaré algunos de los trucos más usados por nuestros consultores, para mantener un equipo de alto rendimiento.

optimizar tareas de consultoría

Un buen consultor debe comprometerse con su cliente, como si de su empresa se tratara, debe implicarse y trabajar para mejorar el rendimiento de este, pero también debe ser capaz de optimizar sus horas de trabajo y facturar en función del tiempo que realmente ha dedicado.

En nuestro equipo consultor contamos con ciertas premisas que hacen nuestro trabajo más fácil.

Al igual que las empresas con las que trabajamos, nosotros también incluimos el “PreJob” como tarea inicial: el análisis de la situación, priorización, planificación y reparto de roles o responsabilidades, nos ayuda a marcar unas pautas sólidas sobre las que empezar a trabajar.

Algo que no podemos olvidar es que somos un equipo, independientemente de la persona asignada a cada proyecto, es fundamental saber que contamos con el respaldo y apoyo de nuestros compañeros, debiendo mostrar en todo momento nuestra predisposición para ayudar. Este clima cooperativo y de confianza grupal mejorará el desempeño individual en cualquier situación.

Un buen consultor es meticuloso y trabaja cada uno de los aspectos con suma atención al detalle, garantizando así la máxima calidad de la tarea de consultoría. Como parte primordial del trabajo, el consultor debe tener los conocimientos necesarios en comunicación, para saber transmitir su “How to”, ya que, de nada vale ser perfeccionistas con lo que hacemos, si no sabemos implantarlo de la manera adecuada en la empresa con la que trabajamos.

Estos son solo algunos de los muchos factores clave con los que debemos contar, pero la realidad es que podríamos hablar de los cientos de ellos que existen, como por ejemplo:

  • Saber gestionar el tiempo y trabajar bajo su presión.
  • Identificar los momentos clave para delegar tareas.
  • Marcarse objetivos realistas y alcanzables (Objetivos SMART ).
  • Control, evaluación y seguimiento de los objetivos propuestos
  • Aplicar las herramientas de prevención del error que se consideren necesarias.
  • Acudir al manual del consultor, donde se recaban ideas, experiencias y recomendaciones clave.
  • Planificar y gestionar sistemas de mejora continua.

En Martin Brainon no creemos en la figura del consultor estrella, creemos en las personas implicadas y con capacidades “360º”, personas resolutivas y con conocimiento para gestionar todas y cada una de las situaciones que se vaya encontrando por el camino, sin perder de vista el resto de aspectos de su trabajo.

Tener en cuenta la optimización de tareas y mejora continua del rendimiento, es solo una de la infinidad de aspectos que no debemos olvidar si queremos ser un referente en consultoría.

A.E.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*