Y de repente todo cambia: la crisis del Covid-19

Si te acuerdas, hace un par de semanas todo iba bien. Nadie hubiese esperado qué a principios y mediados de marzo estaríamos así. Y ¿cómo saber que hacer, si todos estamos en una situación inesperada?

Tu cerebro, a la hora de tomar decisiones, tiene en cuenta siempre el contexto, es decir buscas elementos conocidos para así tomar la decisión de una forma menos compleja, menos desconocida. La situación en la que nos encontramos ahora mismo es totalmente inesperada así que debemos adaptar nuestra toma de decisiones sin tener en cuenta el contexto, dentro de lo posible, cómo ya vimos en este post, confiar en nuestra intuición, lo cual en este caso es inevitable ya que nadie está preparado para gestionar esta situación nueva.

Y ¿cómo fiarte de tu intuición si jamás has tenido que tomar una decisión en una situación así? La clave es informarte. Hacer caso a los expertos y tomar ciertas precauciones. Los métodos que desarrolles para enfrentarte a una situación tan inesperada, como la actual, te ayudará también a gestionar otras situaciones del día a día como pueden ser las obras inesperadas del metro que coges cada día para ir al trabajo o el nuevo proyecto fuera de tu área de conocimiento. Algunas de las claves son desarrollar adaptabilidad y resiliencia es decir, la capacidad de modificar la conducta personal para alcanzar los objetivos cuando surgen dificultades, nuevos datos o cambios del contexto.

Para darte un ejemplo del contexto laboral, las organizaciones con altos requisitos de fiabilidad y seguridad han desarrollado métodos para enfrentarse a situaciones inesperadas. Algunos de estos métodos son la previsión de errores, es decir reflexionar sobre los posibles errores con antelación; el rechazo a la simplificación, en otras palabras, tener una vista global ante las distintas suposiciones; el respeto ante la pericia, independientemente de tu posición dentro de la empresa; la resiliencia ante los errores y la sensibilidad ante las intervenciones.

Ante la situación actual te invito a que te informes debidamente, cuestiones las fuentes de información divulgada en internet y que te ciñas a las recomendaciones de los expertos. Cada persona tiene una responsabilidad ante esta situación e independientemente de si el país o la ciudad en la que vives se ve afectada de forma mayor o menor por COVID19, tenemos que detener la transmisión, como bien dice el director general de la WHO (World Health Organisation):

“Let hope be the antidote to fear.
Let solidarity be the antidote to blame.
Let our shared humanity be the antidote to our shared threats.” 

Seamos solidarios y empecemos a ser conscientes de nuestra responsabilidad ante la sociedad. No dejemos que esta situación genere estigmas sociales y racismo.

¡A lavarse bien las manos y a quedarse en casa, que tampoco se está tan mal!

C.H.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

EnglishSpanish