Viaje al estado Safeeling

La semana pasada parte del equipo de Martin Brainon estuvimos en la Conferencia sobre Seguridad en la Industria de Procesos (CSI-P), en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de Madrid, donde hablamos de nuestro programa exclusivo de liderazgo para la seguridad Safeeling®.

Durante las últimas semanas en nuestros posts parte del equipo os ha explicado situaciones del día a día en las que han puesto en práctica su entrenamiento y todo lo aprendido de nuestro programa para lograr convertirse en el líder ideal.

Para llegar al estado Safeeling es necesario saber gestionar las cinco esferas que lo componen. Hoy os explico como las pude poner en práctica.

Hace unos meses realice un viaje a los EEUU con mi pareja, ambos estábamos nerviosos y excitados ya que era la primera vez que hacíamos un viaje tan lejos de casa. Recuerdo perfectamente que hicimos listas, con todo lo que necesitábamos para poder disfrutar del viaje y tener todo bien organizado o eso pensaba yo…

El viaje requería solicitar con antelación los visados, la contratación de un seguro médico, reservar de entradas para las actividades y visitas, alquilar el coche, reservar los hoteles, recopilar información acerca de lo que podíamos o no llevar en el equipaje, tener los pasaportes al día… Aunque es un viaje que requiere una gran preparación, debido a nuestro entusiasmo hubo varias cosas que pudimos hacer mejor.

El primer día solo nos dió tiempo a recoger el coche, cenar y localizar el hotel. Esa noche, cuando comprendimos la magnitud de las distancias en la ciudad , tuvimos que empezar a cambiar nuestra organización ya que, teníamos mucho que ver y pocos días.

El segundo día, al despertar, tras 17 horas de viaje (con la escala) del día anterior, nos sentíamos muy cansados pero, aun así, la emoción se apodero de nosotros y visitamos muchos lugares de nuestra lista. Cuando volvimos de noche al hotel habíamos andado nada menos que 29 km, pero sin el calzado adecuado, lo que hizo que ambos tuviésemos los pies muy doloridos. La decisión que tomamos de exprimir el día nos hizo arrastrar las consecuencias durante el resto del viaje y provocó que no pudiésemos realizar varias actividades, entre ellas una de las partes que más ilusión nos hacía, la visita al Gran Cañón.

Debido a nuestro dolor de pies tuvimos que realizar cambios rápidamente, por un lado el estado físico en el que nos encontrábamos y las limitaciones que nos imponía, causó que cambiásemos nuestro itinerario (gestión del cambio y de lo inesperado), además, nos sentíamos frustrados a la vez que ilusionados con lo que nos quedaba de viaje (gestión de las emociones), tuvimos que ir a comprar calzado adecuado y tiritas. Además de ir dosificando nuestra energía para controlar nuestro desgaste físico y mental y poder disfrutar del viaje (gestión de del riesgo y seguridad),

Ahora después de un tiempo y con los conocimientos adquiridos con el programa Safeeling puedo gestionar la situación mucho mejor, por ello me entreno en las distintas esferas que forman parte de Safeeling para convertirme en una líder ideal.

Si quieres conocer más sobre nuestro programa Safeeling, puedes contactar con nosotros en info@martinbrainon.com

C.A

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*