Aplica tus cinco sentidos para mejorar la seguridad

Esta semana ampliamos el abanico de técnicas que aplicar en situaciones de riesgo o entornos laborales en los que la seguridad juega un papel primordial día a día.

sentidos para la seguridad

Siempre hablamos de la seguridad y la percepción del riesgo, como algo subjetivo que cambia según la persona, pues bien, esto es debido a la variación de cómo percibimos las cosas que experimentamos cada uno a través de nuestros sentidos.

Tacto
Este sentido es uno de los más utilizados, ya que se une con el órgano más extenso del cuerpo, la piel. Gracias al tacto el individuo percibe las amenazas y peligros, incluso, es la propia piel la que exterioriza ciertas respuestas cuando tocamos material en mal estado, a través de señales como, quemaduras o cortes, entre otros.

Un claro ejemplo está en las reacciones físicas que se pueden presentar tras manipular productos químicos, la piel nos avisa, de que el elemento con el que entramos en contacto supone una amenaza para nuestra salud y por lo tanto debemos tomar medidas de seguridad, ya sea, con equipo especializado o cualquier otra técnica preventiva.


Oído

Un gran receptor de información que suministra datos al cerebro, , la mayor parte de información que recibimos proviene de este sentido. Gracias a él podemos comunicarnos y relacionar acontecimientos pasados que se almacenan en nuestra memoria, con lo que adquirimos experiencia y empleamos el recuerdo de situaciones pasadas para el aprendizaje en situaciones futuras.

Los sonidos, tanto desconocidos como conocidos, nos conducen a un estado de alerta en el que activamos los mecanismos fisiológicos y cognitivos necesarios para reaccionar de forma segura

Olfato

Este sentido lleva a la persona más allá, mejorando lo que llamamos intuición. Expresiones como, “aquí algo huele mal”, cuando sientes que algo malo está ocurriendo, tienen más significado que la mera intuición. Está demostrado que las personas podemos “oler” literalmente los problemas o los riesgos, desde una fuga de gas hasta una mentira.

Entrenar este sentido y dejándonos guiar por él, podría suponer una gran ventaja en el caso de enfrentarnos a una situación de riesgo, demostrando así que los sentidos están estrechamente relacionados con la seguridad.

Gusto

Otro sentido relacionado con el olfato, que va a determinar si algo nos agrada y activa el estímulo de llevarlo a cabo o por el contrario frenan ese deseo. Por lo que entrenar este sentido nos ayudará a desarrollar el gusto más allá de las papilas gustativas, un gusto que nos llevará a tomar una decisión u otra.

Traducido en términos de seguridad, el buen gusto puede guiarte a tomar la elección correcta ante una situación de peligro o conflicto que pueda surgir.

Vista

Debemos aprender a observar nuestro entorno y al mismo tiempo observarnos a nosotros mismos dentro de él, estos ejercicios se denominan conocimientos del contexto y autoconocimiento. Determinar si nosotros somos una amenaza para el entorno o para los que nos rodean, en caso de no encontrar el estado emocional adecuado, puede ayudarnos en numerosas ocasiones a reconducir nuestra emoción o a retirarnos si fuera necesario.

Detente a tomar conciencia de tus sentidos, entrénalos para regularlos y así tomar decisiones más seguras tanto en tu vida laboral como personal.

A.E

 

This Post Has One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*