¿Quién dijo miedo?

Podríamos definir el miedo como una sensación de angustia provocada por la presencia de un peligro real o imaginario, un sentimiento de desconfianza que impulsa a creer que ocurrirá un hecho contrario a lo que se desea.

El ser humano, desde que tiene conciencia de tal, ha tenido una serie de sentimientos innatos, uno de ellos, y quizá una de las características principales para su supervivencia, es el miedo.

Nelson-Mandela-Frases-Imagenes-12Limitador y beneficioso a partes iguales, el miedo ha sido y sigue siendo el culpable de guerras, incultura y odio, pero al mismo tiempo, también es inspirador de obras de arte y un gran colaborador para nuestra supervivencia.

¿En qué consiste este impulso humano?

El miedo se encarga en muchas ocasiones de hacernos conscientes de los peligros externos que nos pueden amenazar, interpretados por nuestro organismo de la siguiente manera:

Primero nuestros sentidos captan el foco de peligro, pasando a ser interpretado por el cerebro, y de ahí, pasa a la acción el sistema límbico. Éste se encarga de regular las emociones de lucha, huida, y ante todo, la conservación del individuo.

Además de todo esto, también se encarga de la constante revisión de la información dada por los sentidos, incluso cuando dormimos, para poder alertarnos en caso de peligro.

Una vez llegado al sistema límbico, se activa la amígdala, que se encarga de desencadenar todo el proceso del miedo. Entonces nuestro cuerpo pasa a sufrir las siguientes reacciones:

  • Aumento de la presión arterial.
  • Aumento de velocidad en el metabolismo.
  • Incremento de glucosa y adrenalina en sangre.
  • Dilatación de pupilas.
  • Detención de las funciones no esenciales.

En determinados momentos, si la sensación de miedo es muy intensa, puede llegar el pánico, que hará que se desactiven nuestros lóbulos frontales, retroalimentando el miedo y haciendo que se pierda la noción de la magnitud de este y en muchas ocasiones el control sobre la conducta de uno mismo.

Por estas y muchas más razones es importante gestionar este sentimiento que nos hace ser más prudentes y en ocasionas vulnerables, pero cuando te enfrentas a él y sales de tu zona de confort puedes descubrir nuevas experiencias que te ayudarán a encontrar otros caminos de los que se pueden aprender infinidad de cosas positivas.

This Post Has One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*