Misión imposible: Accidentes cero

ACCIDENTES CERO

¿Crees en que es posible alcanzar el objetivo “Accidentes cero”? ¿Conoces que lo provoca? ¿Qué tipos de seguridad podemos aplicar para mitigar los accidentes? ¿Cuál es la relación entre error humano, fiabilidad y cultura de seguridad?

Hoy en día es habitual que las organizaciones con altos requisitos de seguridad y calidad se encuentren en una continua construcción de una cultura de seguridad fuerte, con alta fiabilidad humana y con el objetivo final de reducir al mínimo el número de accidentes.

objetivo accidentes cero

Los accidentes suelen ser precedidos por un error humano. ¿Y qué provoca un error? No es una respuesta sencilla. Afortunadamente, el concepto de que el error es del operario (en singular y una conclusión excesivamente simple) está siendo olvidada y se toma en cuenta el conjunto de la situación que ha provocado ese error.

Por lo tanto, el objetivo “Accidentes Cero” debe ser evitar esas situaciones que puedan generar un error a través de fiabilidad humana.

Para evitar que se produzcan errores existen dos tipos de seguridad según estudios sobre seguridad sistémica:

  • La seguridad regulada, es la anticipación mediante reglas de todas las situaciones previsibles con la implementación de los conocimientos científicos y técnicos.
  • La seguridad gestionada es la capacidad de afrontar situaciones no previstas mediante la competencia de los trabajadores de primera línea, mandos intermedios y directivos en tiempo real.

El desarrollo de una cultura de seguridad reúne, entre otras cosas, ambos tipos de seguridad para que evolucionen de manera conjunta. Es evidente que no es un trabajo sencillo, ya que requiere convencer y alinear a toda la empresa para que todos los empleados trabajen por la seguridad, es decir, para que se trabaje por la fiabilidad humana, ya que las personas son las encargadas de llevar a cabo los dos tipos de seguridad anteriormente descritos.

Si las personas de la organización siguen las reglas (seguridad regulada), como seguir procedimientos, conocer los protocolos… no cabe duda de que se avanza en el sentido correcto para lograr reducir el número de accidentes, pero sólo es una parte.

La fiabilidad humana incluye además un continuo seguimiento, evolución y mejora, con un objetivo común, en este caso la seguridad. Este punto es el que da lugar a la seguridad gestionada y permite que se puedan afrontar situaciones no previstas en los procedimientos o en los manuales por ejemplo.

Desde Martin Brainon queremos potenciar la fiabilidad humana como un atributo imprescindible para la consecución y mejora de cualquier tipo de objetivo profesional importante, como es sin duda, la reducción del número de accidentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*