Mindfulness: Viviendo en el presente

Quiero dedicar este espacio para dar a conocer la atención plena o Mindfulness, y la multitud de beneficios asociados a esta práctica y las herramientas asociadas a él. ¿Cuál es su principal beneficio aplicable dentro del entorno empresarial?

La atención plena gana popularidad debido a su alcance del equilibrio entre mente y cuerpo. Es una práctica que aúna salud física, bienestar mental y que logra el desarrollo sostenible de personas y equipos de trabajo, que se ven saturados e invadidos por el malestar emocional.

mindfulness

Cada vez son más las empresas punteras que, como Google, dotan a sus empleados de tiempo para desconectar del entorno, de los problemas y del estrés del día a día, aunque parezcan vacaciones, no lo son, a diferencia de estas el tiempo de desconexión puede ser ilimitado, cada persona tomará el que necesite.

A día de hoy la principal premisa de toda compañía debería consistir en mantener a sus empleados motivados e implicados, mientras trabajan en un ambiente saludable con un clima laboral dinámico y positivo.

Desde un punto de vista pragmático los beneficios más reconocidos del Mindfulness son:

  • Mejora del autocontrol
  • Desarrolla la resiliencia
  • Mejora la capacidad para afrontar conflictos

Es un hecho, que la práctica regular de la meditación produce efectos fisiológicos y cognitivos en las personas, como por ejemplo, la disminución de la presión arterial y de la hormona del cortisol (que segregamos en situaciones de estrés), el engrosamiento de la corteza cerebral y la mejor activación de áreas cerebrales que controlan la atención y la gestión emocional.

El Mindfulness se puede considerar como recurso imprescindible en el crecimiento de las personas y de los equipos, se trata de exprimir el rendimiento al máximo, desde la implicación absoluta del individuo.

Conseguiremos un profundo estado de conciencia, desde el que construiremos un estado mental  saludable, en el aquí y ahora. Con él, podremos conocer a las personas que forman las compañías, como por ejemplo a través de la gestión de los procesos atencionales.

¿Y tú? ¿Ya vives el momento presente?

AE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*