El trabajo de la mente como fundamento contra la obesidad

Ayer día 12 de noviembre se celebró en todo el mundo el Día Internacional contra la obesidad. Este día esta creado para concienciar e informar sobre la poca importancia que se le está dando a esta enfermedad que cada día que pasa se extiende por todo el mundo.

En base a los últimos estudios de la OMS (Organización Mundial de la Salud). Se ha demostrado que la gente con obesidad tiene tendencia a tener otras enfermedades. Por ejemplo, un 44% de la gente diabética previamente ha sido obesa. Un 23% de la gente isquémica ha tenido previamente un fuerte sobrepeso y entre un 7%-21% han contraído cáncer por ello.

A día de hoy, en torno a 300 millones de personas son obesas en todo el mundo y más de 1000 millones tienen sobrepeso avanzado. Esta enfermedad siempre ha estado ligada a los países con los ingresos más altos, aunque hay que destacar que la tendencia a cambiado y casi un tercio de la gente con esta enfermedad vive en países con ingresos bajos y medios.

En una encuesta creada por AESAN (Agencia Española de Seguridad Alimentaria) dice que un 26,3% de los menores con edades comprendidas entre 6 y 9 años tiene sobrepeso y un 18,4% son obesos.

En nuestro país un 55% de los adultos y un 27,8% de los niños comprendidos entre 2-17 años presentan un exceso de peso. Más de 132.000 españoles mueren anualmente a causa de esta enfermedad o alguna derivada de está.

Hay tres factores que afectan a la hora de curar esta enfermedad, por una parte, encontraríamos la alimentación y el deporte. Por otra parte, la mente. Esta segunda es la que hace que funcionen las otras dos.

Numerosos estudios han demostrado que el hipotálamo es el encargado de regular la sensación de hambre y de sed. Esta zona del cerebro detecta señales de los sistemas endocrino y digestivo. Tras esto, determina que es hora de comer y se lo comunica al cuerpo. Además, el hipotálamo define cuando es suficiente.

La cuestión es que entre el momento en el que se come y el momento que llega la señal al celebro pasan aproximadamente alrededor de 10 min. Así que, si comemos rápidamente, es probable que solo sintamos saciedad cuando hayamos comido de más.

La neuro científica Sandra Aamodt señala que el cerebro, tiene un punto de ajuste que sabe cúal es tu peso ideal y regula tu apetito en función de ello. El problema viene cuando una persona no obedece a esas sensaciones que el cuerpo te indica. Cuando se privan de comer o se pasan comiendo se llaman patrones anómalos que si los mantienes más de dos años hará que tu hipotálamo fije un peso ideal diferente al del principio.

Por esto es difícil bajar de peso, ya que el cerebro se resistirá a esa bajada porque el hipotálamo ha establecido un nuevo peso ideal.

Un estudio en un Hospital ha demostrado que las personas con obesidad tienen tendencia a aprender de forma más lenta, tener un menor control a la hora de regular sus emociones y, además, les afecta a la hora de tomar decisiones en situaciones de riesgo.

Si quieres tener un mejor control emocional y así tomar mejores decisiones en situaciones de riesgo lo mejor será contraatacar a la obesidad.

P.M

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*