Gestión de la seguridad: el plasma de la cultura organizativa

Sabrías decir… ¿qué es la gestión de la seguridad? ¿Cuál es su historia? ¿Cómo se hace en tu organización? ¿Qué tiene que ver el plasma con la gestión de la seguridad?

La gestión de la seguridad es una forma de coordinar todos los elementos de una organización para que sus actividades se realicen de forma segura, es decir, para que la instalación sea segura y produzca de manera segura. Esta gestión proporciona un mejor desempeño de las actividades y procesos, logrando excelentes resultados en cuanto a la calidad del producto o servicio que preste la entidad, lo que favorece su imagen ante la comunidad y el mercado, además de reducir los costos por conceptos de accidentes o pérdidas del producto o servicio, lo que genera beneficios.

En resumen, la gestión de la seguridad es la manera en la que la organización lidera y dirige los aspectos relacionados con la seguridad dentro de una organización. Y, aunque en muchos momentos parezca un concepto nuevo, se lleva aplicando durante muchos años.

gestión de la seguridad plasma

La primera noticia que se tiene de la importancia de la seguridad es en el S XVIII A.C., donde el Rey de Babilonia incluyó en su código legal un impuesto de seguridad para la construcción de casas, con el fin de asegurar éstas en caso de derrumbe.

Pero, pese a que la seguridad se lleva gestionando desde hace casi 40 siglos, se empezó a gestionar como prioridad, a partir del accidente de Chernóbil, ocurrido en 1986, cuando se acuñó el término de Cultura de Seguridad.

Actualmente, este término tiene muchas definiciones y está constantemente buscándose una definición que compendie todas sus  acepciones y visiones.

La relación que tiene la gestión de la seguridad y el plasma es doble: por una parte, la forma en la que el plasma no se ha considerado un estado de la materia aun estando presente en todos los procesos; y, por otra, que el plasma está por encima de todo y es una relación entre cosas más básicas, es lo que nos ilumina (las bombillas incandescente) y está en mucho de los procesos del Sol (con los que recibimos luz y calor).

Parece claro que, aunque siempre se ha querido gestionar la seguridad, el no llamarlo de la misma forma, e incluso el incluirlo en leyes, hizo que perdiera su verdadera necesidad, gestionar una organización para que todos los procesos se realicen de manera segura.

Y tú, ¿ya sabes cómo se gestiona la seguridad en tu organización?

R.A

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*