Gestión emocional en el día a día

Cada vez se habla más y se tiene más en cuenta la gestión emocional como una competencia personal y profesional. En el día de hoy, te animo a que hagas auto consciencia para que lo pongas en práctica y mejores la gestión de tus emociones.

GESTION-EMOCIONAL

Todos alguna vez nos hemos encontrado con un clima cargado a nuestro alrededor, negatividad causada por carga de trabajo, por un día sofocante, por una mala noticia, por un imprevisto…

Sin ir más lejos, en mi caso, hace dos semanas, un viernes por la noche, estábamos cenando dos amigos y yo. El plan en mi cabeza prometía, un viernes, al día siguiente no tenía que madrugar, iba a ver a dos amigos que hacía tiempo que no veía…

Pues bien, resultó, que la cena se vio truncada por dos malas noticias, un amigo tenía que tomar una difícil decisión y el otro, tenía un problema personal. Esas noticias propiciaron que el ambiente de aquella cena se ennegreciera. Yo, en un primer momento, me dejé llevar por mis emociones y ocasione que la cena se “entristeciera” aún más cuando precisamente mi objetivo era todo lo contrario.

En un momento dado, me di cuenta de que estaba perdiendo el control de mi gestión emocional, este es el primer punto y probablemente el más importante. Una vez tomé consciencia de la situación fui al servicio, desconecté unos breves minutos y volví a sentarme en la mesa con otra predisposición.

Puse la mejor de mis sonrisas, y cambié poco a poco el clima. En primer lugar, conseguí influir en mi interpretación de la situación, para en segundo lugar, ayudar a mis amigos a cambiar la interpretación de sus problemas.

Finalmente, lo que parecía que iba a ser una cena teñida de negro en la cual se iba a acabar la noche, se convirtió en una cena en la que todos nos apoyamos, reímos, vimos una película y acabamos comentando los problemas desde una perspectiva más solucionadora y positiva.

“Nadie te hace sentir de una manera, tú lo eliges

Con estas palabras te quiero recordar que en tu cabeza, sólo un pequeño porcentaje es lo que pasa, mientras que un porcentaje muy alto lo que interpretas.

No dejes que ese alto porcentaje de interpretación se apodere de ti e inhiba tu gestión emocional. Los problemas y preocupaciones que rondan en nuestro cerebro, cuando los pensamos, los revivimos, aunque ni siquiera estén en el presente. Te animo a que tomes consciencia de ello ya que es el paso más importante para que puedas tomar acciones solucionadoras.

Así que te animo a que en tú equipo de trabajo o en tu vida personal, hagas ese pequeño esfuerzo de tomar consciencia de tus emociones y la situación, ya que una correcta gestión emocional te permitirá, tanto a ti mismo como a tu entorno, tomar las decisiones más adecuadas en cada momento.

MG

This Post Has One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*