Halloween ¿Por qué nos atrae el miedo? ¿Cómo podemos gestionarlo?

Aprovechando que hoy es Halloween, fecha en que revivimos la antigua tradición de la noche de brujas, cuyos orígenes se remontan a 3000 años atrás, cuando los celtas celebraban su fiesta pagana de fin de año, quiero hablar de nuestra respuesta ante el miedo y porqué nos resulta tan atractivo ¿Quieres conocer las claves para gestionar tus miedos?

miedo halloween

Es innegable la predilección que sentimos por el terror como género, continuamente pagamos para vivirlo en el cine o en el parque de atracciones, pero ¿cuál es la explicación biológica de todo esto?

Se trata de un sentimiento amor-odio, donde, cuanto más sufres, más enganchado estás a él, un efecto similar al que nos provocan las drogas, debido a esa sensación de alivio cuando alguien es salvado, una descarga de adrenalina que multiplica nuestro ritmo cardíaco de manera desmedida.

Pero también se atribuye directamente a nuestros instintos más animales, ya que este género habla directamente con nuestro “yo” más primitivo.

El miedo es un idioma universal e innato en el ser humano, aunque varíe de generación en generación.

Aun así, nuestros miedos más básicos siguen siendo los mismos que los de los hombres de las cavernas, el miedo a ser devorado, por bestias u otros humanos, la oscuridad en la que no podemos ver lo que nos acecha y en general, el miedo a lo que no entendemos, como espíritus, fantasmas o cualquier ser no mundano.

La definición académica del miedo es la “perturbación del ánimo que se presenta cuando la persona se enfrenta a situaciones de peligro, sean estas de carácter real o imaginario”.

Se trata de una emoción adaptativa, propia del ser humano para la supervivencia y defensa ante los peligros que se nos presentan.

¿Cuáles son las respuestas más comunes al miedo?

  1. La violencia, con reacciones agresivas.
  2. El bloqueo mental, e incapacidad de progreso.
  3. Disminución de la creatividad, coartándonos emocionalmente.
  4. Efectos físicos, como ansiedad o pánico.

Pero existen miedos básicos que determinan nuestra forma de ser,

  • El miedo al fracaso
  • El miedo al rechazo

Miedo a mostrarnos como somos y no ser aceptados, ni recibir la aprobación de nuestro entorno, lo que directamente restringe nuestra actividad individual.

¿Cómo gestionar tus miedos?

Se trata de un ciclo pensamiento – emoción – acción, manejable con lo que conocemos como inteligencia emocional, esa fuerza endógena, que va más allá de la propia fuerza física.

Todo comienza con la gestión de los pensamientos limitantes, para empezar a controlar nuestras emociones, ya que como su propio nombre indica, muestran un impedimento en nuestra vida.

El primer paso, es hacer un ejercicio de introspección individual, donde identificamos estos pensamientos, es entonces, cuando propondremos soluciones que nos lleven a modificarlos, buscar alternativas en las que encontremos el lado positivo y poco a poco nuestra percepción de la emoción irá cambiando.

Pero esta noche, habla con fantasmas, baila con brujas, ve al cementerio con las momias y sobretodo ¡Siembra el pánico!

Hoy no existe el miedo, si observas a la muerte de frente, solo pronuncia las palabras mágicas, ¿truco o trato? Con un poco de suerte tus miedos te dan caramelos y… ¡un buen susto! ¡Feliz Halloween!

A.E

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*