Gestión de las emociones y otros elementos de la naturaleza laboral

Terminar la carrera, graduarse, estudiar un postgrado, parece el fin de nuestro ciclo formativo, ahora nos enfrentamos al mundo real, nuevos retos y oportunidades en las que poner en práctica todo lo que con tanta ilusión hemos aprendido. Pero, ¿Quién nos forma para superar los obstáculos del camino?

Llevas cinco años preparándote para ser aquello que siempre soñaste, incluso podría decir que seis y, ¡Es el momento!, ahora solo queda ponerlo en práctica y a esperar que lo sembrado dé sus frutos. Pues bien, esto dista asombrosamente de la realidad.

gestión de las emocionesDigamos que ahora, debemos aprender lo que no está escrito en los libros, virtuales, por supuesto. El arte de la capacidad relacional se presenta ante ti, lo tomas o lo dejas, y muchas veces, no tienes más que una opción.

En el mundo de la empresa, como en muchas áreas, el talento no lo es todo, también tiene que parecer que lo posees, pues vamos a lo que nos interesa, ¿Cómo podemos ser personas inteligentes y demostrarlo a la vez?

Demostrar tu inteligencia emocional está de moda este 2017, pero obviamente no se trata de la colección primavera-verano, sino que, ha coexistido con el ser humano desde tiempos inmemorables. De manera innata, las personas hemos creado patrones de comportamiento a la hora de relacionarnos, que nos ayudan a entender lo que socialmente es adecuado o en caso contrario, como meteríamos la pata hasta el fondo.

Aquí es donde entran al juego las emociones, ¿Sabrías identificar lo que estas sintiendo en cada momento?,¿Conoces tu estado emocional actual?

Si tu respuesta es afirmativa, en ese caso, es probable que conozcas emocionalmente a quienes te rodean y ese conocimiento te ayude a establecer un mejor contacto con ellos.

Con este post, quiero mostrarte la importancia de la gestión de las emociones y porqué esta es decisiva a la hora de evolucionar profesionalmente.

Quizá nos resulte más fácil si lo asemejamos a un elemento de la naturaleza que todos conocemos, el fuego, un elemento que suscita euforia y pasión, pero también peligro y rebeldía. No se me ocurre mejor manera de describir las emociones del ser humano, sin hablar de términos que se contradicen.

Ser capaces de identificar los elementos con los distintos tipos de gestión, nos ayuda a interpretar adecuadamente en qué estado nos encontramos, conociendo nuestros altos y bajos emocionales, descubriremos el método necesario para tratar de manera instintiva los posibles desequilibrios.

Hablamos de un equilibrio relativo, que será distinto para cada uno en función de nuestra percepción, donde hallaremos un fuego que nos caliente, pero no queme, y que ilumine, pero no ciegue.

¿Y tú?,¿Ya sabes cómo gestionar las emociones?

A.E

This Post Has One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*