Gestión de la seguridad en el deporte

¿Es posible aplicar la gestión de la seguridad a entornos no industriales? ¿Se podría trasladar al deporte?

Llegó el verano y con él comienza, para mí, un nuevo curso en el campamento de tenis y pádel donde facilito clases. Pero este año será diferente al resto, ya que quiero integrar la gestión de la seguridad para inculcar este concepto a mis alumnos.

La gestión de la seguridad se puede definir como la manera en la que una organización lidera los aspectos relacionados con la seguridad, es decir, una forma de coordinar todos los elementos de una organización de manera que sus actividades se realicen de forma segura. Esta gestión proporciona un mejor desempeño de las actividades y de los procesos, consiguiendo así una mejora de los resultados.gestión de la seguridad

Con esta idea en mente, la de lograr mejorar los resultados de mis alumnos a través de la gestión de la seguridad, comencé a pensar en distintas fórmulas que me permitieran trabajar la seguridad a través de diversas áreas como la gestión de las emociones, del contexto, de lo inesperado y la cultura de seguridad.

En este sentido, mi papel era fundamental ya el profesor represento al líder, una figura de referencia que además piensa en cómo gestionar la seguridad para que la actividad se desarrolle de la forma más segura posible en todo momento.

Para ello comencé con gestión de emociones, empecé a desarrollar la clase como si fuéramos un equipo, trabajando el compromiso e implicación por parte de todos en cada actividad, incluso en la no siempre agradable tarea de recoger las pelotas.

De esta forma conseguimos detectar entre todos, a través de la observación, cuando una persona está enfadada o cuando está satisfecha, procurando aportar soluciones mediante la reflexión en grupo, con el fin de construir un pilar básico para la gestión de la seguridad, tomar conciencia de uno mismo y del grupo a través de las emociones.

Al tratarse de un deporte, el contexto es fundamental. Cuando entramos en la cancha operamos bajo unas normas concretas dependiendo de la modalidad, igual que sucede en nuestro contexto de trabajo. Los alumnos aprenden, mediante la experiencia, que una serie de normas son comunes para ciertos deportes, pero dependiendo del tipo de pista en el que se encuentren, se aplicarán unas normas específicas, como el uso de las paredes en el caso del pádel.

Mediante la práctica de otros deportes una vez por semana, como por ejemplo el tenis, fútbol, hockey, natación, baloncesto o el atletismo, se prueba la habilidad de los alumnos y del entrenador de enfrentar situaciones inesperadas que les ayuden a gestionar la seguridad en el deporte.

Otra fórmula que suelo utilizar para enseñar la gestión de lo inesperado es tener en cuenta elementos meteorológicos como la lluvia o la nieve, que pueden dificultar o modificar la realización de la misma actividad.

La cultura de seguridad de los alumnos sería el último pilar que formaría la gestión de la seguridad. En este sentido, se fomentan una serie de valores y creencias que afectaran en el desarrollo del juego y que es importante definirlas expresamente para tener un procedimiento establecido que facilite el desarrollo de la actividad. En este caso son por ejemplo:

  • Las recomendaciones relativas a jugar en una cancha segura
  • La realización de los ejercicios prácticos y las distancias de seguridad
  • La elección del equipo de deporte apropiado como zapatillas, calcetines y raquetas
  • La integración de la técnica de ejecución adecuada
  • El calentamiento antes durante y al finalizar el juego

La práctica habitual de estos factores ha posibilitado la integración de la gestión de la seguridad dentro de mi clase, aumentando la satisfacción de los alumnos y repercutiendo positivamente en su estilo de juego.

Con este post pretendo animarte para que introduzcas la gestión de la seguridad en tu día a día, ya que se trata de una carrera de fondo, por lo que si puedes tomar decisiones relacionadas con seguridad, piensa siempre en ella y en como tratar los aspectos relacionados con la gestión seguridad.

¿Te atreves a asumir el reto?

V.A

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*