Gamificación para mantenerte en forma con Nintendo.

Con el inicio del año todos empezamos con los propósitos para el Año Nuevo, ya hemos acabado con los excesos navideños, y todos queremos perder el peso después de todas las fiestas, y yo no soy menos.

Debido a esto salgo a correr, voy al gimnasio, … nada innovador. Pero hace poco vi un anuncio de un videojuego para una popular consola de Nintendo que hace que entrenarte en casa sea algo más ameno.

Como todo lo relacionado con la gamificación me apasiona, y las técnicas de neuromarketing de sus anuncios lograron convencer a mi cerebro emocional no he tardado en comprarlo y hoy te quiero hablar de eso.

El juego se compone de dos elementos físicos, una cinta para la pierna (donde se introduce un mando) y un “anillo” denominado Ring-Con, donde se coloca la otra mano. Las primeras indicaciones al arrancar el juego se centran en colocar correctamente estos elementos, las pautas están bien explicadas y son fáciles de seguir.

Posteriormente, te hace una serie de preguntas para determinar tu nivel físico y así poder determinar la intensidad de las actividades. Luego tienes que calibrar el Ring-Con apretando y estirando el anillo para precisar tu nivel de fuerza. También tienes que correr en el sitio, a trote y a sprint, para estimar el ritmo al que se mueve tu avatar por el juego.

Cuando ya están todos los parámetros ajustados, empieza el juego. Aparece un Ring-Con en la pantalla que brilla y comienza a hablar pidiendo ayuda. Tu avatar se dirige hacía ahí, lo coges, y te pide que estires para liberarlo.

Lo que liberas es “el malo” del juego, Draco, un dragón, con todos los músculos perfectamente desarrollados y con un maillot de hacer deporte. Tras liberarle y verle huir, no sin antes decirte que te ha engañado para tocar la parte límbica de tu cerebro. Después el anillo cobra vida y te explica la historia del juego y te pide que te unas a él para volver a encerrar al villano. A base de correr y enfrentarte a enemigos haciendo sentadillas o abdominales, presión en el Ring-Con … cuanto mejor los hagas, ¡más daño harás a los monstruos! Además, el propio juego te va dando indicaciones mientras haces deporte para no lesionarte o forzar posturas incorrectas. Por ejemplo, en las sentadillas te recuerda que tus rodillas no deben sobrepasar la punta de tus dedos, en qué momento inspirar o en qué parte de tu musculatura tienes que notar la presión del ejercicio que estés haciendo.

No te quiero desvelar la trama del juego por si te animas a empezar a hacer deporte de una forma diferente.

Este juego reúne muchísimas características para conseguir una involucración total por el participante y por lo tanto me parece una opción muy buena de hacer deporte en tu casa y sin invertir mucho tiempo.

Una de estas características, sin dudarlo, es la gamificación que, en este caso, se aplica a través de un juego multiplataforma donde vas mejorando, tanto tu personaje como a ti mismo, físicamente con un grafismo que, por lo menos a mí, me evoca mi juventud.

R.A.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

EnglishSpanish