Emprendimiento y Neuroeconomía

Toda persona antes de lanzarse al mundo del emprendimiento se enfrenta a la misma pregunta:

Preguntas
¿Lo monto o no lo monto?

Quizás conocer lo que le pasa a nuestro cerebro a la hora de tomar una decisión, nos ayudaría a contestar a esta pregunta.

Existen dos sistemas que actúan a la hora de tomar esta decisión, el sistema de recompensa cerebral que nos empuja hacia un sí y el sistema de aversión a la pérdida que nos hace decidirnos por un no. Ambos, actúan en nuestro cerebro como una balanza, de tal forma que aquel que tenga mayor peso, será el que nos haga decidirnos por un sí o por un no.

El sistema de recompensa cerebral, se activa cuando nuestro cerebro percibe la posibilidad de recibir una recompensa. Si volvemos a la pregunta inicial, se vería traducido en “seguro que me forro”, “me tomaré vacaciones cuando yo quiera”, “ya nadie me dirá lo que tengo que hacer” y muchos otros beneficios que podemos imaginar cuando uno piensa en su futuro como emprendedor.

Por otro lado, está el sistema de aversión a la pérdida, que es el responsable de que no tomemos una decisión y nos quedemos como estamos o de decidirnos por el no.

En este caso el cerebro valora aquello que puede perder que se puede ver reflejado en pensamientos del tipo “ahora tampoco estoy tan mal”, “y si no consigo ingresos de qué viviré”, “ahora tengo un horario fijo” y otros muchos ejemplos que nos empujan a quedarnos con lo que tenemos.

Pero entonces…
¿Qué hace que finalmente el emprendedor se lance?
Lo que determina el sí es, que en definitiva, la balanza se ha inclinado más hacia el sistema de recompensa cerebral.
Para que esto le ocurra a nuestro cerebro, existen dos factores fundamentales que entran en juego,
la probabilidad de la recompensa y nuestro nivel de aceptación de riesgo.

Si nuestro nivel de aceptación del riesgo es alto, y la posibilidad de que la recompensa se dé también lo es, tenemos todas las papeletas para lanzarnos al mundo del emprendimiento,
así que si te encuentras en la situación de tener que decidir si emprendes o no, valora que peso tienen estos aspectos en ti.

En próximos posts seguiremos profundizando en este tema.

Saludos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*