El Neuromarketing crea tendencia

Neurociencia, neurolenguaje, neuroaprendizaje, neuroservicios, neuromarketing,… ¿Qué tienen en común? El prefijo “neuro”. Estoy convencido que llevas escuchando la palabra “neuro” seguida de distintas palabras bastante, en los últimos años, cómo en los ejemplos de arriba.

El Neuromarketing se desglosa en “neuro” (neurociencia, procesos mentales) y “marketing” (estrategias para llegar al consumidor). Esta palabra está muy de moda, y no es para menos, cada vez más empresas y negocios aplican esta disciplina conscientemente dentro de sus estrategias comerciales dado sus buenos resultados.

Pero… ¿Qué es el neuromarketing? Según Philip Kotler (economista y especialista en mercado): “El Neuromarketing es el uso de las neurociencias con la finalidad de facilitar y mejorar la creación, la comunicación y el intercambio de acciones, servicios y productos de valor entre grupos e individuos que necesitan y desean satisfacer sus necesidades mediante estos intercambios”.

Está demostrado que las compras poseen una parte emocional concretamente se puede predecir el 60% del comportamiento del consumidor a través de sus métricas emocionales, y son estos estímulos emocionales los que no contemplan el marketing tradicional con tanta profundidad. En numerosas ocasiones estos estímulos escapan a nuestra razón y se toman decisiones de compra inconscientes… si comprendes estos estímulos lograrás emplear el neuromarketing como una fantástica herramienta de venta.

Concretamente, conociendo como llegar a tus clientes, es decir, conociendo como funciona su cerebro antes, durante y después de comprar, podrás influir en su proceso de toma de decisiones inconsciente, todo ello sin necesidad de apelar a otras razones de compra más lógicas. ¿Suena descabellado verdad?, realmente en la combinación de ambas encontrarás el éxito de tus ventas.

El neuromarketing está especializado en identificar estos estímulos, aplicados a diferentes campos, desde una gráfica de publicidad, hasta los mapas de calor que sirven para ver donde se fija la atención de una persona. Estos estímulos estudiados y analizados podrás incluirlos en tus estrategias comerciales. Existen tres vertientes del neuromarketing sensorial: el visual, el auditivo y el kinestésico (relacionados con el gusto, el olfato y el tacto) pero de estos te hablaré más adelante.

Por todo ello, hay variables como las emociones, la atención… que influyen en el proceso de toma de decisiones, y tienen una base neurocientífica. Conociéndolas, podrás acercarte al consumidor/cliente a través de sus sentidos. Y estarás pensando… cada individuo es diferente, y tienes razón, pero existen patrones generales contrastadas que te permitirán llegar a un amplio rango de potenciales clientes.

M.G.

This Post Has One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*