Coronavirus, conócelo para tomar mejores decisiones

El Coronavirus ya ha llegado a España, y ha dado el salto a Sudamérica, con esto ya son más de 40 países de todos los continentes, pero ¿qué es realmente? ¿Cómo se produce su contagio? ¿Qué podemos hacer para evitarlo?

El COVID-19 (nombre científico del coronavirus) es un microorganismo que se introduce dentro de células para dejar su contenido genético (la información de lo qué es) y así multiplicarse. Su prefijo de corona está relacionado con las espinas que le rodean como se puede observar en las distintas fotos.

Pero el CODVID-19 no es el primer coronavirus conocido, de hecho, hay otros seis que circulan en el ser humano.

El Coronavirus utiliza sus espinas para introducirse dentro de las células y así poder replicarse. En cada nuevo contagio modifica ligeramente, sufre mutaciones, con parte de la información del enfermo, y por esta razón se puede seguir su pista y saber cuál es su origen.

Debido a la información que se tiene de la genética del CODVID-19, los investigadores han descubierto que es muy similar a ciertos coronavirus que ya se conocían de los murciélagos. Pero aún desconocen si esa es la razón de su contagio.

Pero ¿es realmente tan peligroso? Teniendo en cuenta datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la tasa de mortalidad es de entre el 2% y el 4% en Wuhan (foco inicial del virus) y alrededor del 0,7% fuera de Wuhan. La mayoría de las muertes, en torno al 90%, eran personas mayores o con otras enfermedades. Y si comparamos estos datos con la tasa de mortalidad de la gripe común en España, en torno al 1,1%, vemos que no es más mortal.

El Coronavirus, como el resto de los virus, se contagia por vía área y por esta razón la gente está comprando mascarillas, pero realmente no sirven, salvo para gente que tenga el virus (para no propagarlo) o para personal sanitario. Además, la mayoría de las mascarillas no son capaces de filtrar el virus por lo que no son efectivas.

Para poder protegerte de este virus la OMS recomienda:

  • Lavarse las manos con frecuencia
  • Cubrirse la boca y la nariz, al estornudar o toser, con el codo.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca
  • No consumir carne cruda o poco cocinada

Además de estos consejos sanitarios, para mí, es crucial evitar el alarmismo; mantenerse bien informado, por medios oficiales y valorar consecuentemente los riesgos a los que te expones. Como ya has podido leer en otras entradas, somos animales que nos guiamos mucho por lo que hagan el resto, y en ciertas situaciones, esto puede causarnos que no estemos tomando la mejor decisión.

Para poder evaluar correctamente una situación y realizar un correcto proceso de toma de decisiones, es crucial saber que variables nos afectan, y cómo lo hacen para reconocer su influencia. El desconocimiento de las consecuencias reales o el creer que las consecuencias son mucho más altas de lo que se suponían te hace evaluar un riesgo como mayor y, por lo tanto, no te permiten tomar la mejor decisión.

R.A.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*