Contacto con la naturaleza para incrementar la salud física y mental de las personas

En marzo se celebra el día mundial de la naturaleza. Este día fue decretado por la Asamblea General de la ONU el 20 de diciembre de 2013, para concienciar sobre la importancia de la fauna y flora salvajes.

Más allá de debates sobre las acciones personales de cada individuo, la naturaleza ejerce un impacto muy positivo en el ser humano. En lo que a mí respecta, la naturaleza es una fuente de bienestar a la que acudo siempre que lo necesito o me apetece. Además, cuantos más días seguidos paso encerrada en casa sin ver árboles, sentir el viento, la luz, o ver el agua de algún río, más siento que son días que han merecido menos la pena que aquellos en los que sí salgo al campoPero esto no es raro, o al menos ahora puedo decir que no lo es, con total seguridad.

¿Por qué? Bueno, hasta hace no tanto, la relación entre naturaleza y bienestar no se había podido establecer de forma exacta. Es decir, sabemos que la naturaleza impacta positivamente al ser humano, porque ayuda a reducir niveles de estrés, estimula la creatividad y puede reforzar el sistema inmunológico. Pero dónde ir, con qué frecuencia, cuánto tiempo o con qué actitud, seguían siendo grandes incógnitas.

En 2019, la revista científica ‘Scientific Reports’ publicó el estudio “Vitalizing effects of being outdoors and in nature “, que ha demostrado que pasar 120 minutos a la semana cerca de naturaleza, influye positivamente en la salud física y mental de las personas, independientemente de sus características demográficas. 

El estudio demostró que no había diferencia entre las personas que pasaban 0 minutos rodeadas de naturaleza, y aquellas que pasaban entre 1 y 119 minutos: ninguna de estas personas sufría un impacto demostrable positivo por dicha actividad. Sin embargo, a partir de los 120 minutos (estabilizándose el efecto alrededor de los 200-300 minutos) se observó un impacto positivo importante sobre la sensación de bienestar de los participantes. 

Además, se consideró como ‘contacto con la naturaleza’ a paseos por zonas verdes urbanas, y la manera de distribuir los 120 minutos semanales no influyó en los resultados; lo que deja bastante grado de libertad a la hora de elegir cómo aumentar tu propio bienestar. 

Así que te propongo (si tienes la suerte de poder disfrutar de un poco de tiempo libre), que salgas a dar un paseo al parque más cercano, concretamente 120 minutos a la semana y celebres el día mundial de la naturaleza, disfrutando de ella. Creo que puedo decir que te vas a sentir mucho mejor. 

LP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*