Cómo responde tu cerebro ante las situaciones de estrés

Esta semana, te voy a hablar de un tema que está en boca de todos en el ámbito profesional… el estrés. En la actualidad, es la segunda causa más común por la que se dan bajas laborales y todos hemos oído hablar de él o lo hemos sufrido, aunque no siempre entendemos su funcionamiento, razón y consecuencias… ¿Cómo funciona nuestro cerebro ante él?

situaciones de estrés

Estarás de acuerdo conmigo, en que hoy en día en el mundo que vivimos, se demanda que tengamos capacidad de resolver gran cantidad de tareas, tanto personales como profesionales, compaginándolas unas con otras, y todo esto mientras perseguimos tener buena salud y felicidad. En algunas ocasiones, podemos vernos sobrepasados y una de las consecuencias posibles es la aparición del estrés. Pero, ¿qué es el estrés?

El estrés es una reacción fisiológica de nuestro organismo ante un estímulo externo que interpretamos como amenazante.  Esto, permite que tu organismo se adapte rápidamente ante situaciones complejas, y con frecuencia, imprevistas.

En ese momento, tu cerebro reacciona de forma orquestada activando ciertas estructuras cerebrales que se encargarán de que tu cuerpo esté preparado para desarrollar un despliegue de energía que le permita hacer frente a esas demandas. Y no sólo el cerebro, también la frecuencia cardiaca y respiratoria se aceleran, los músculos se tensan y determinadas glándulas segregan hormonas como la adrenalina y el cortisol.

En pequeñas cantidades el estrés puede ser positivo, en mi caso, en ocasiones me hace sentir vivo, con energía, en alerta, y me hace sacar fuerzas para completar los retos que se me plantean, como puede ser cumplir con una fecha límite. Seguro que tú también lo has experimentado. En este caso, se trata de una respuesta positiva de nuestro organismo, pero cuando el estrés se prolonga en el tiempo, puede dañar tu salud convirtiéndose en un estrés crónico, en el que tu organismo se mantiene en alerta y gastando energía a niveles altos, incluso cuando no existe un peligro real. En estos casos, hay estudios que demuestran que el hipocampo, el centro de operaciones de la memoria, es afectado ante la presencia prolongada de cortisol, y provoca por ejemplo que no recuerdes donde has puesto las llaves, o que desayunaste esa misma mañana…

Con estas líneas, espero ayudarte a identificar en qué situación estás respecto al estrés,  recordarte que un estrés continuado puede afectarte negativamente, y al mismo tiempo, que conozcas como éste puede jugar un papel a tu favor, con esa energía extra que te aporta para que afrontes y logres todos tus retos.

M.G

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*