¿Cómo aplicar la gamificación como método de enseñanza o aprendizaje de la percepción del riesgo?

Voy a hablarte de uno de los pilares fundamentales de Martin Brainon, la gamificación. Herramienta potente de aprendizaje en términos generales. Hoy, en estas líneas te hablaré sobre su interés de aplicación a la percepción del riesgo. Seguramente, el término ya sea de sobra conocido para ti o, al menos, te resulte familiar; y es que, no es algo que se haya inventado hoy.

El término “gamificación” proviene del inglés (gamification), vocablo acuñado por el británico Nick Pelling en 2003. Nick es un diseñador y programador de software empresarial que, por aquel entonces, difundió el término para dar nombre a una realidad observada por él, según la cual, la cultura del juego es una especie de revolución en la que productos, procesos, aspectos sociales… se pueden transformar en un juego para obtener unos objetivos concretos.

Por otra parte, la percepción del riesgo está tomando una mayor relevancia en los últimos años, especialmente en los sectores en los que se toman decisiones que puede tener consecuencias de peso. Las organizaciones con altos requisitos de seguridad y calidad la tienen en cuenta, ya que a la hora de tomar decisiones juega un papel decisivo.

Una característica fundamental de la percepción del riesgo es que cada persona tiene la suya propia, es individual. Recientemente, pude observar cómo mi hermano, a la hora de cortar el pan lo hace de manera que termina el corte donde empieza su dedo… En cambio, yo, corto el pan de forma diferente sin que exista el riesgo de hacerme un pequeño corte. Esto no es más que la valoración subjetiva del riesgo diferente por parte de mi hermano y mía, que depende de muchas variables y, el resultado final es que cortamos el pan de manera diferente asumiendo riesgos diferentes.

El hecho de que los comportamientos sean observables (por ejemplo, cómo corto el pan), es la clave de poder entrenar la percepción del riesgo, y qué mejor manera que vivirlo de manera gamificada o a través de un simulador de fiabilidad humana.

Estarás de acuerdo conmigo en que una clase teórica, en la que los asistentes únicamente reciben mucha información, no es la manera de vivir “en tus carnes” cómo, la percepción del riesgo, influye en sus decisiones, en cambio una clase vivencial gamificada ofrece la oportunidad de observar comportamientos y que los asistentes participen de manera activa.

La gamificación en la actualidad ya está consolidada en el sector educativo; existen numerosas publicaciones en revistas científicas, y se está llevando a un grado superior a través del uso de tecnologías que no existían hace años, como tabletas, realidad virtual… Desde Martin Brainon llevamos años investigando la percepción del riesgo para mejorar la seguridad industrial, e incorporamos la tecnología para seguir avanzando y mejorando en el entrenamiento, siempre utilizando la gamificación y neurociencia como ejes para su aprendizaje y su puesta en práctica.

M.G.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*