Cambio organizativo: ¿Cómo afectan los cambios a las organizaciones?

El cambio organizativo es cualquier alteración ocurrida en el entorno de trabajo, y esto influye en toda la organización, es decir, toda la organización tiende a verse afectada por un cambio en cualquiera de sus partes.

cambio organizativo

Este concepto se entiende muy bien desde el enfoque sistémico que Martin Brainon mantiene en cualquiera de sus metodologías. Cuando sucede un evento nuevo, como puede ser la llegada o la salida de un miembro del equipo, o el contrato de un proyecto nuevo, incluso la finalización de uno ya en curso, todo ello produce cambios organizativos en todos los niveles, incluso muchas veces sin ser conscientes de ellos.

Esto se representa muy bien mediante un ejemplo gráfico, piensa en un globo, cuando está hinchado y se presiona en una de sus partes, hace presión en todo lo demás, y tiende a romperse en algún lado por la presión ejercida. Pues esto mismo ocurre con las organizaciones. Cuando se rompe la situación de equilibrio porque se presenta un cambio, es necesario llevar a cabo una serie de ajustes para volver a restablecer el equilibrio.

Aunque esto es fácil de decir, no es un proceso sencillo de realizar. Los líderes de las organizaciones tienen que poner a funcionar distintos cambios, para transformar la cultura y mantener la homeostasis organizativa, porque las empresas no son estáticas, son organismos vivos en continuo cambio.

Por eso, ante cualquier cambio organizativo que suceda, ya sea de baja relevancia, como eventos de gran impacto, la organización necesita adaptarse con rapidez y eficacia para sobrevivir ya que vivimos en un momento tan cambiante como volátil a ritmos vertiginosos. Es por esto, que las organizaciones de hoy tienen que estar preparadas para lo que les venga dado, y para ello necesitan ser flexibles y adaptables.

Los líderes de hoy debéis estar preparados para propiciar el trabajo en equipo y mantener una comunicación más rápida y fluida con vuestros colaboradores. De este modo, se podrá reaccionar a los cambios de una manera más adaptativa.

Varias cosas que debéis tener en cuenta cuando vayáis a implantar un cambio en vuestra organización son las siguientes:

  • Reconocer e interpretar el problema y evaluar la necesidad del cambio
  • Determinar la disposición y capacidad de la organización para el cambio
  • Identificar los recursos necesarios para el cambio
  • Determinar una estrategia de cambio a utilizar y las metas que se quieren alcanzar

Y por último, no tengáis miedo a los cambios, no lo veáis como algo malo o perjudicial, intentar verlo como una oportunidad para obtener aprendizajes nuevos que os ayuden a superar las situaciones de manera más rápida y efectiva en el futuro y sacar lecciones aprendidas valiosas para todos los componentes de la organización.

Y tú, ¿Crees que tu organización está preparada para los cambios que surjan en el día a día?

L.A

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*