Prevención del error: ¿Cómo concentrarte en una tarea?

Prevención del error:

¿Alguna vez has comenzado a desarrollar una tarea o un trabajo pero no consigues centrarte al 100% en su desempeño? ¿Cómo reaccionas cuando esto te sucede?

prevencion-del-error

A continuación te mostraré algunos consejos para prevenir este tipo de error y aumentar tu concentración. Para ello, resulta necesario conocer el entorno en el que te encuentras, pero sobre todo, si se quieren minimizar los errores derivados de la falta de concentración, es vital conocerse a uno mismo, tanto las debilidades como las fortalezas.

La concentración mental es un proceso que consiste en focalizar toda la atención sobre una tarea o actividad, es decir, reunirse con uno mismo para enfocar la atención de forma intencionada. De esta forma se produce una atención plena que permite el desarrollo de la actividad de forma óptima y segura, dejando de lado todos los factores que no son necesarios.

Por ejemplo, un controlador aéreo debe estar concentrado en su trabajo al 100% ya que muchas vidas dependen de que preste atención a las pantallas que le indican el trayecto que siguen las aeronaves de la zona, resulta fundamental en este caso, que el controlador aéreo sea capaz de dejar de lado factores como el teléfono o incluso sus problemas personales, ya que pueden afectar a su concentración.

El error producido por la falta de atención puede estar ocasionado por múltiples factores como por ejemplo:

  1. Por demandas de la tarea:
    1. Presión del tiempo.
    2. Tareas simultáneas.
  2. Por el entorno de trabajo:
    1. Distracciones.
    2. Estado del equipo de trabajo.
  3. Por causas personales:
    1. Falta de conocimientos.
    2. Exceso de confianza.

La concentración es fundamental para el trabajo, por ello, el primer paso consistirá en detectar las fuentes o factores que producen este error para prevenirlo. Mediante una adecuada planificación de las tareas, teniendo en cuenta aspectos como los hábitos personales o los horarios de trabajo, se puede trazar un plan de actuación. En definitiva, se trata de ordenar tu mente de forma que los imprevistos ocasionen errores prácticamente nulos.

En segundo lugar, tienes que clasificar las tareas que debes realizar en función de su complejidad y de su importancia. En este sentido existen tareas importantes que requieren mayor atención que otras, por ello, elegir un momento temporal y espacio físico en el que las tareas importantes se lleven a cabo, resulta fundamental.

Puede ocurrir que no siempre puedas hacerlo si compartes un espacio de trabajo, pero al menos debes ser capaz de llevar a cabo una buena prevención del error identificando las interacciones que son estrictamente necesarias. Si distribuyes tus tareas en un orden lógico adecuado, esto beneficiará tu propio trabajo más adelante.

Este aumento de concentración favorece la prevención del error, pero no es una capacidad que se adquiera de la noche a la mañana, requiere de práctica, esfuerzo y sobre todo de activar el sistema de recompensa cerebral.

Para mejorar la concentración en una tarea, podemos modificar tanto el entorno físico como los horarios, pero siempre dependerá de los factores que perturben nuestra concentración.

Y en tu caso: ¿Qué factores suelen ser los que de forma habitual te inducen a cometer errores? ¿Cómo los vas a prevenir?

V.A

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*