La importancia de dominar tus emociones

En situaciones de estrés, ¿sabes cómo dominar tus emociones? ¿Qué beneficios obtienes al dominar tus emociones?

Las emociones son necesarias y todas útiles para las situaciones que te encuentras en el día a día y también para situaciones excepcionales donde dominar tus emociones puede ser la diferencia entre conseguir llegar a buen puerto o que todo vaya mal.

El principal problema que puede surgir con las emociones es que se desboquen, es decir, que no nos permitan pensar con raciocinio. Las emociones se localizan en el cerebro emocional y en concreto en la amígdala cerebral.

dominar tus emociones

Cuando se activa la amígdala cerebral, se produce un by pass cerebral, y las decisiones no se toman con la corteza prefrontal, área cerebral que nos diferencia del resto de mamíferos, y que fue la última zona cerebral que se formó. Las decisiones que se toman en la corteza prefrontal tienen en cuenta experiencias anteriores, relación entre acciones, posibles situaciones posteriores,… ya que es la que hace que tomes las decisiones pensando en todas las posibilidades.

Si tomas las decisiones sin la corteza prefrontal y con la amígdala, las decisiones serán más espontáneas, con menor razonamiento lógico y estarán muy influenciadas por el estado emocional o la emoción que no has podido dominar.

Yo, además de trabajar en Martin Brainon, soy árbitro de fútbol sala, y dominar las emociones es primordial para que pueda desempeñar mi trabajo de la mejor forma posible.

Siendo árbitro mi función consiste en tomar decisiones en un período muy corto de tiempo, con la información que he podido percibir, y aplicando un reglamento, que en muchos casos, queda a mi interpretación. Además, debido al esfuerzo físico mis pulsaciones están elevadas, el cansancio, la bajada de los niveles de azúcar; todo esto hace que mis facultades mentales no siempre estén en estado óptimo.

Para contrarrestar todas las cosas que pueden hacer que mi decisión no la tome de manera correcta, es muy importante para mí, dominar mis emociones, ya que utilizaré la corteza prefrontal y serán decisiones más acertadas.

Gestionar mis emociones también me ayuda al trato con todas las personas que intervienen en el juego, en primer lugar mis compañeros, pero también con jugadores, entrenadores, responsables de las instalaciones, y en definitiva cualquier persona que pueda influir o influya en el juego.

Tienes que dominar tus emociones cuando vayas a tratar con personas, ya que eso determinar en gran medida como se transmite el mensaje y el grado de confianza y colaboración que puedes encontrar.

Así que, te animo a que cuando tengas que tomar una decisión importante, o vayas a tratar con tus colaboradores, no olvides dominar tus emociones. Recuerda llevarlo a cabo de forma constructiva y de esta manera alcanzar el mayor rendimiento y efectividad posible.

R.A.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*