Error humano: ¿Por qué la gente tiene miedo a comunicar errores? ¿Entornos individuales o entornos colaborativos?

Error humano

Desde pequeños, en la escuela, nos han enseñado a trabajar de manera individual, el profesor daba su lección a todos y luego cada uno hacíamos nuestros ejercicios de manera individual. El único momento de trabajo junto a alguien era, con suerte, en alguna clase de educación física y en el recreo. En ese momento podía interaccionar con algún compañero.

error-humano-comunicacion

Trabajar de manera individual va, sin duda, en contra de la naturaleza humana, que es colaborativa, y gracias a colaborar hemos evolucionado y sobrevivido como especie.

Al igual que en el colegio, la historia de los entornos laborales eminentemente individuales también está muy extendida, desde los artesanos medievales, hasta los procesos industriales en cadena.

Menos mal que todo esto está cambiando, tanto desde la educación hasta en el diseño de los puestos de trabajo. Cada vez se fomenta más el trabajo en equipo y los entornos colaborativos.

El trabajar de manera individual provoca que los errores que “yo” cometa no los sepa nadie, salvo a quien yo quiera contárselo, por lo que durante muchos años el comunicar los errores era poco más que utópico.

Pero sin duda, me parece mucho más utópico el pensar que el ser humano no falla.

Pero, ¿por qué se tiene miedo a comunicar el error humano? En primer lugar creo que se debe a que estamos acostumbrados a trabajar en entornos no colaborativos que fomentan la no comunicación.

En segundo lugar, muchas culturas organizacionales tienden a castigar cuando una persona se equivoca, en vez, de sacar una lección aprendida y mejorar como equipo y organización.

La última razón que identifico es “el miedo al qué dirán”. Si eres el único que comunicas tus errores, los analizas y obtienes lecciones aprendidas; te puedes sentir desanimado y pensar que eres el único que te equivocas, por lo que dejarás de hacerlo.

Mi opinión es que, si eres líder de un equipo, debes fomentar que la gente comunique sus errores, que analice las causas y que aplique las lecciones aprendidas. Normaliza estas situaciones. Quita las connotaciones negativas al error y asúmelo como una situación de aprendizaje. Con esto, conseguirás que tus colaboradores se sientan cómodos a la hora de transmitirte los errores que se cometan y aprender de ellos.

La mejor forma de no repetir un error humano es conocer porque se cometió la primera vez.

RA.

This Post Has One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*